Propuesta. En consecuencia de la conferencia tenida en Hollwood [con William Pitt] el 14 de febrero de 1790

Primera solicitud formal hecha por Francisco de Miranda al gobierno de la Gran Bretaña para obtener su ayuda en la realización de la independencia de la América hispana.

Transcripción: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

"La América española desea que la Inglaterra le ayude a sacudir la opresión infame en que la España la tiene constituida; negando a sus naturales de todas clases el que puedan obtener empleos militares, civiles o eclesiásticos de alguna consideración, y confiriéndolos sólo a españoles europeos de baja esfera por lo general, que vienen allí únicamente para enriquecerse, ultrajar, y oprimir los infelices habitantes, con una rapacidad increíble, prohibiendo aun a la nobleza americana, el que pase a España ni a ningún otro país extranjero, sin licencia particular del Rey, que rarísima vez se concede; verificándose así el tenerlos aprisionados sin causa ni motivo alguno, y lo que es más aún, oprimir también en entendimiento, con el infame tribunal de la Inquisición, que prohíbe cuantos libros o publicación útil parezca, capaz de ilustrar el entendimiento humano, que así procuran degradar, haciéndole supersticioso, humilde y despreciable, por pura crasa ignorancia.

Los pueblos de varias Provincias de la América en la desesperación, con el exceso de tributos, injusticias, y toda suerte de abusos, se han sublevado en diversos períodos; mas sin conseguir el alivio que buscaban, porque viniendo a someterse al fin, han aumentado más bien sus calamidades (a). Caracas se levantó por los años de 1750. Quito en 1764. México trataba su Independencia con la Inglaterra en 1773. El Perú estuvo sublevado en marzo de 1781 y en el mes de junio de este propio año (1781) el Reino de Santa Fe de Bogotá en Rebelión, expulsó al Virrey y tropas europeas, quedándose el pueblo dueño del país. Vinieron a una capitulación después en que el Rey se sometió a todo, ofreciéndoles cuanto deseaban; y luego que recobró el poder, rompió dicha estipulación, faltó a su palabra, y les ha tratado con la mayor crueldad, propasándose aun a hacer aprisionar otros sujetos de primera distinción en aquellos países, por órdenes arbitrarias, o "Lettres de Cachet", sin que estas personas hubiesen dado el menor motivo para ello.

En esta situación, pues, la América se cree con todo derecho a repeler una dominación igualmente opresiva que tiránica y formarse para sí un gobierno libre, sabio, y equitable; con la forma que sea más adaptable al país, clima e índole de sus habitantes, etc. Tanto más que en ello no se usurpa, ni hace la menor injusticia a los Reyes de España, que todo el mundo sabe cuan poco contribuyeron a los gastos del Descubrimiento del nuevo mundo, y en nada seguramente para las conquistas... por lo cual, sin embargo, se han hecho pagar sobradísimamente; si no es que se quiera alegar por derecho fundamental de los herederos y sucesores de D. Fernando el Católico, la donación curiosa del Papa español Alejandro VI, cuyo asunto más es tratado jocosamente en el día que en una discusión seria.

Por sí sola podría América verificar la expulsión antecedente, siendo superior en populación, y mucho más en riquezas a la España, mas si se considera la extensión de aquel Continente, y las grandes distancias que hay de una capital a otra, si se observa que no hay caminos para comunicarse por tierra, siendo preciso el ir por mar de una a otra parte, y lo que es más aún, el no haber en todos los dominios españoles de aquel hemisferio una sola gaceta por donde comunicar las ocurrencias de una a otra Provincia; se ve que es imposible obrar de acuerdo, y que por consecuencia es indispensable para ello una fuerza marítima que preserve las comunicaciones libres, y resista a las que la España envíe a fin de obstruir estos designios.

A ninguna potencia le es esto más fácil que a la Inglaterra, y bajo los principios de justicia, reprocidad perfecta hacia la España, y propios intereses. La América tiene un vastísimo comercio que ofrecer con preferencia a la Inglaterra; tiene tesoros con qué pagar puntualmente los servicios que le hagan, y aun para pagar una parte esencial de la deuda nacional de esta Nación; por cuyas razones, juzgando de mutuo interés estos importantes asuntos espera la América que, uniéndose por un pacto solemne a la Inglaterra, estableciendo un gobierno libre, y semejante, y combinando un plan de comercio recíprocamente ventajoso, vengan estas dos naciones a formar el más respetable y preponderante cuerpo político del Mundo.

Si se considera la analogía de carácter que hay entre estas dos naciones, y los efectos inmediatos que es necesario produzca la libertad y el buen gobierno, dando una instrucción general a la masa de la Nación, que expela progresivamente las preocupaciones religiosas en que están imbuídos aquellos pueblos, por otra parte honrados, hospitables y generosos, no se debe dudar que formarán en breve una nación respetable, ilustre, y digna de ser el aliado íntimo de la potencia más sabia y más célebre de la tierra.

El estado adjunto manifiesta la populación, riquezas, y productos actuales de la América Española, como asimismo sus consumos de Europa, etc., y un plano comparativo de la España presentemente; por donde se puede inferir la disparidad que hay en favor de la primera, y la imposibilidad en que está la segunda de hacer una oposición eficaz, siempre que la combinación antecedente se llevase a debido efecto.

La practicabilidad de todas las operaciones militares (para lo cual se requieren sólo 12 ó 15.000 hombres de Infantería y 15 navíos de línea) será asunto para explicarlo después, si fuese necesario. Como asimismo la posibilidad de formar sin mayor dificultad un Canal de navegación en el Istmo de Panamá, que facilite el comercio de la China, y del Mar del Sur, con innumerables ventajas para la Inglaterra, América... (b).

En Londres a 5 de marzo de 1790.

D. FRANCISCO DE MIRANDA

Notas adicionales

a) "Cette haine est si grande, entre les Espagnols créoles et ceux qui viennent d'Europe, que j'ose dire qu'il n'y a rien qui puisse contribuer d'avantage a la conquête de l'Amérique que cette division; et il est aisé de les gagner et de les porter à se joindre contre leurs ennemis pour se délivrer de l'esclavage auquel ils ont été réduits, de la manière rigoureuse dont on les traite et de la passion avec laquelle on leur rend la justice, ceux qui viennent d'Espagne étant toujours favorisés à leur préjudice.

Cela est si fâcheux et si rude à souffrir aux pauvres créoles, que je leur ai souvent ouï dire qu'ils aimeraient mieux être sujets à quelque Prince que ce fut qu'aux Espagnols, pourvu qu'ils puissent avoir la liberté de l'exercise de leur religion... Voyage, de J. Gage, t. I. ch. 1. 1725-50".

b) "The creolians fancy they much exceed the European Spaniards whom among themselves they call cavallos, that is horses or brutes; perhaps this is an effect of the antipathy there is between them, tho'they are subjets of the same monarch. I believe one of the principal reasons of that aversion is, because they always see those strangers in possession of the prime places in the State, & driving the best of their trade... Treziers Voyage to the South Sea in 1774. -London 1717. 8.º, pag. 250.

The cruelties of the corregidores & curates have also obliged many to go and join the neighbouring Indian Nations that are not conquered, not being any longer able to endure the tyrannical dominion of the Spaniards" D.º, page 274.

L'uomo gode di tutto quel vigore che puo somministrargli la Beneficenza di un clima inalterabile. Una tarda morte viene d'ordinario a terminar la lunga carriera del suoi giorni gli originari d'Europa son per lo piu di un bel sangue, e Specialmente le Donne, molte delle quali sono dotate de singolar Bellezza... Molina, Hist. nat. del Chili." Bologna 1728, pag. 333.

The natural vivacity & penetration of the inhabitants of Lima, both men & women, are greatly improved by conversing with persons of learning resorting thither from Spain... They are charmed with gentleness of manners, and a few instances of kindness make a lasting impression on their minds. They are remarkably brave & of such unblemished honour as never to dissemble an affront received, or give one to others; ...the reception they give to strangers, is equally free from flattery & a haughty reserve; so that all the Europeans, whether they visit them out of curiosity or from commercial motives, are charmed with their probity, politeness, candour, & magnificence.- Ulloas Voyage in 1745.

By discovering a passage thro' the North West to the Pacific Ocean, we (England) might establish a commerce with China, Japan &, all the South Sea Islands of immense benefit to Britain, in case this passage is found, as it will give us a more immediate passage & course to them than to any other nation in Europe, except the Spaniards who might have a trade cross the Isthmus of America...

An abstract of all the discoveries &-with an account of Hudson's Bay by Arthur Dobbs esq.-London 1744."