De Francisco de Miranda para el Diputado Gensonné (1792)

Borrador inconcluso del manifiesto dirigido a los hispanoamericanos que Francisco
de Miranda prepara en Francia para su publicación por el diputado girondino Armand Gensonné. Esta proclama es el primer documento en el que Miranda presenta públicamente a sus coterráneos su compromiso con la causa de la independencia total de las colonias españolas de América.

Transcripción: Gloria Henríquez Uzcátegui y Miren J. Basterra, Academia Nacional de la Historia, Venezuela

"Para Gensonné, en París el 10 de octubre de 1792, el cual debía hacer el manifiesto para nuestra Independencia.

M.

Compatriotas:

Llamado por vosotros en 1781 al socorro de la Patria, extremadamente agitada con las vejaciones y opresión excesiva que en aquellos tiempos ejercía sobre sus infelices habitantes el Ministro don José de Gálvez, por medio de sus agentes y visitadores, cuyos excesos habían provocado justamente una insurrección general en el Reino de Santa Fe de Bogotá, en el Perú y aún en la Provincia de Caracas, no pude en aquellas circunstancias acudir a su socorro, tanto por hallarme liado con un grado superior en el Ejército de S.M.C., entonces en guerra con la Inglaterra, como por concebir que en todos aquellos movimientos de insurrección no había combinación ni designio general, lo que me fue patente luego que recibí las Capitulaciones de Sipaquira (8 de junio de 1781), testimonio de la sencillez e inexperiencia de los americanos, por una parte, de la astucia y perfidia de los Agentes españoles por la otra; y así creí que el mejor partido era sufrir aún por algún tiempo y aguardar con paciencia la independencia de las Colonias anglo-americanas, que sería en lo venidero el preliminar infalible de la nuestra.

Con esta mira (y por sustraerme también a las intolerables persecuciones del Ministro Gálvez) hice dimisión formal de mi empleo en el Ejército Español luego que se publicó la paz, y pasé a examinar comparativamente los Estados Unidos de la América. Aquí fue que, en el año de 1784, en la ciudad de Nueva York, se formó el proyecto actual de Independencia y Libertad de todo el Continente Hispanoamericano, con la cooperación de la Inglaterra, tanto más interesada cuanto que la España había dado ya el ejemplo, forzándola a reconocer la independencia de sus Colonias en el propio Continente.

Pasé con este objeto a Inglaterra en el principio de 1785. Mas los embarazos y disgustos en que la nación se hallaba con motivo de la pérdida de sus Colonias y de los gastos excesivos de la pasada guerra, no daban campo a presentar en el momento asuntos de esta magnitud; y así resolví ocupar el tiempo, que era necesario aguardar, en examinar atentamente los diversos gobiernos y sistemas políticos de la Europa. Artes, ciencias, religiones, industria y efectos de las diferentes formas de repúblicas y gobiernos mixtos de gobierno, ocuparon mi atención por espacio de cinco años, hasta el de 1789, que volví a Inglaterra no sin haber corrido algunos riesgos en mi seguridad personal, pues los Agentes de Madrid (aunque atentos y amigos en la apariencia) no dejaban de tramar perfidias. En Petersburgo se quitaron la máscara y creyendo imponer al Soberano, pidieron que yo fuese librado a la España, sin articular motivo sino el aparente pretexto de que el Imperio Español estaba en peligro, a lo que respondió magnánimamente Catalina II que no sabía que yo hubiese cometido ningún delito y que así si el Imperio Español corría riesgos con mi presencia, yo no podía estar mejor que en Rusia, donde mi presencia sería siempre agradable. Lo mismo intentaron, aunque sordamente, en Estocolmo y aun en París, por medios clandestinos, mas sin obtener el menor éxito.

En fin, en el mes de febrero de 1790, este gran Proyecto fue presentado al Primer Ministro de S.M.B. [William Pitt], y aceptado en los mismos términos que en el día (en caso de guerra entre las dos naciones), esto es, para la emancipación e independencia absoluta de las Colonias Hispanoamericanas, en los propios términos que la Francia y la España habían reconocido las de la América del Norte. El 6 de mayo siguiente, la declaración hostil de la Inglaterra sobre los acontecimientos de Nootka Sound, se presentó como de propósito, y fue convenido en el propia día que este proyecto se pondría inmediatamente a ejecución, si la guerra (como parecía probable) se declaraba entre las dos naciones. Se enviaron a buscar algunos de nuestros compatriotas ex jesuitas que yo había visto y preparado en Italia para el asunto, y todo prometía el mejor éxito, cuando poco después apareció la Convención entre la España y la Inglaterra, que terminó la disputa y puso término a nuestros deseos por entonces.

La Revolución Francesa progresaba rápidamente hacia un sistema de Libertad, aunque con algo de aquella exageración propia del carácter nacional. Supe por uno de nuestros compatriotas que se hallaba en París, que aquel nuevo gobierno se ocupaba ya de extender sus principios hacia la América Española y proteger la independencia. Con este motivo pasé a París en marzo de 1792 y hallé efectivamente que las ideas del gobierno se dirigían a una guerra continental, y que en tal caso la intención era de revolucionar la España por Cataluña y Vizcaya, y asimismo las colonias de la América española. Combatí con éxito la primera parte del Proyecto y logré también que el objeto de las Colonias se pospusiese a mejor oportunidad, dejándome la dirección, puesto que el intento era la emancipación e independencia.

Poco después, a tiempo que yo me disponía a salir de París para regresar a Inglaterra, llega la época fatal del 10 de agosto de 1792 y con ella la caída del Trono de Francia. Los mismos ministros que me habían prometido cooperar a nuestra independencia, vinieron entonces a mí asegurándome que todo sería perdido y aun la misma familia Real sacrificada, si los ejércitos enemigos que penetraban por Champagne se acercaban a París; que la felicidad de mi Patria, como la salvación de la Francia, dependían de que los ejércitos Prusianos y Austriacos saliesen del territorio francés, pues entonces la agitación cesaría y todo entraría en el orden. Que yo, como tan interesado, debía tomar un grado de general en el Ejército Francés, y unido con Dumouriez, cooperar a esta empresa de que dependería la suerte de todos. Aquí está el motivo y las razones de mi entrada al servicio de la Nación Francesa, el 24 de agosto de 1792.

Reunido con el General en Jefe Dumouriez en Grandpré, obrando íntimamente y de acuerdo en esta campaña, los enemigos fueron expulsados y yo promovido al grado de Teniente General, y muy luego al grado y mando del ejército del Norte. En este punto, fui nombrado para mandar un Ejército contra España, que rehusé por las razones arriba dichas. El 19 de diciembre de 1792 recibí aviso de que el Ministro me había nombrado Comandante General en St. Domingue; que un ejército de 25 mil hombres y una escuadra estaban allí a mi disposición para operar la revolución e independencia Américo-hispana y.... (inconcluso)"

T. I, f. 8 R F.